Ejercicio físico sistema neurológico - Fisuma Salud
Ejercicio físico sistema neurológico

Ejercicio físico sistema neurológico

¿Sabías que el ejercicio físico es mejor para tu memoria que completar un crucigrama o hacer un Sudoku? 

Todos sabemos que el ejercicio físico es bueno para nuestro cuerpo y nuestra forma física, pero lo que seguramente no sabías es que también es bueno para nuestra salud cerebral.

¿Por qué es bueno el ejercicio físico para el cerebro?

Al igual que ocurre con otros músculos del cuerpo, si no los usas, se debilitan.  Cuando realizamos ejercicio físico intenso, este afecta al cerebro en varios niveles, varios estudios han demostrado que con el ejercicio físico aumenta la frecuencia de la respiración y las pulsaciones provocando un aumento en la cantidad de oxígeno que recibe el cerebro, lo que da como resultado las condiciones perfectas para el crecimiento de las células cerebrales.  También se ha demostrado que cuando nos quedamos sin aliento debido a un esfuerzo intenso, las hormonas que están directamente relacionadas con la mejora de la memoria y la neuroplasticidad del cerebro se liberan en el torrente sanguíneo, estas hormonas se llaman factores de crecimiento, un aumento de los factores de crecimiento en el cerebro hace que sea más fácil desarrollar nuevas conexiones neuronales, nuevos vasos sanguíneos y mejora la salud de las células cerebrales.

¿Ayuda el ejercicio físico a la neuroplasticidad?

Está demostrado que el ejercicio estimula la plasticidad cerebral al estimular el crecimiento de nuevas conexiones entre las células y fortalece las conexiones existentes en una amplia gama de importantes áreas corticales del cerebro.

Los beneficios del ejercicio provienen directamente de su capacidad para reducir la resistencia a la insulina, reducir la inflamación y estimular la liberación de factores de crecimiento -químicos en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el cerebro. Indirectamente, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, y reduce el estrés y la ansiedad. Los problemas en estas áreas frecuentemente causan o contribuyen al deterioro cognitivo.

Muchos estudios han sugerido que las partes del cerebro que controlan el pensamiento y la memoria (la corteza prefrontal y la corteza temporal media) tienen mayor volumen en las personas que hacen ejercicio en comparación con las que no lo hacen.

¿Cómo podemos ponerlo en práctica?

Los investigadores encontraron que el ejercicio aeróbico, es decir, el tipo de ejercicio que hace que tu corazón y las glándulas sudoríparas trabajen a tope, estimula el tamaño del hipocampo, el área cerebral involucrada en la memoria verbal y el aprendizaje. Por el contrario, el entrenamiento de pesas y el ejercicio de equilibrio no tuvieron el mismo efecto.

Los estudios han demostrado que las personas que caminaban a buen ritmo durante una hora dos veces a la semana notaban esos efectos positivos, es decir, con un total de 120 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana. Una buena media serían 150 minutos a la semana o 30 minutos cinco días a la semana. Parece mucho ¿verdad? ¿Y si te decimos que puedes lograrlo con tan sólo 10 minutos al día?

Si no quieres caminar, puedes probar otros ejercicios de intensidad moderada, como nadar, subir escaleras, deportes de raqueta o incluso bailar.

En FISUMA Salud somos expertos en Fisioterapia Neurológica y Deportiva y por eso sabemos la importancia que tiene el ejercicio en el funcionamiento de nuestro sistema neurológico. Si tienes algún problema no dudes en ponerte en contacto con nosotros o visita nuestra clínica en Málaga.

Deja un comentario