Fisioterapia para las lesiones de ligamentos de rodilla | Fisuma Salud
Fisioterapia para las lesiones de ligamentos de rodilla

Fisioterapia para las lesiones de ligamentos de rodilla

¿Qué es un ligamento y como se lesiona el ligamento de rodilla?

Un ligamento está hecho de fibras de colágeno organizadas en una banda gruesa de tejido, como una cuerda. Los ligamentos conectan un hueso con otro y son importantes estabilizadores de las articulaciones. La articulación de la rodilla tiene cuatro ligamentos principales. Dos se localizan dentro de la articulación de la rodilla (los ligamentos cruzado anterior y posterior); los otros se localizan fuera de la articulación (los ligamentos colaterales medial y lateral).

Los ligamentos de la rodilla pueden lesionarse cuando se estiran repentinamente y, dependiendo del número de fibras de colágeno dañadas, dan como resultado una lesión parcial del ligamento (llamada esguince o desgarro de grado 1 ó 2) o una ruptura completa del ligamento (grado 3). Los síntomas dependen del desgarro exacto del ligamento y de la gravedad de la lesión, pero generalmente se asocian con dolor localizado, hematomas y reducción del movimiento. Los ligamentos lesionados también se pueden presentar con un ruido de “estallido” o desgarramiento, hinchazón y una sensación de ceder o inestabilidad al caminar.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes de los ligamentos de rodilla?

Las lesiones más comunes y graves del ligamento de la rodilla incluyen las del ligamento cruzado anterior (LCA) y las del ligamento colateral medio (LCM).

Lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA)

Una lesión del LCA generalmente ocurre durante los movimientos de parada o torsión, una parada repentina o un aterrizaje incorrecto desde un salto (todas ellas llamadas lesiones del LCA “sin contacto”). Estos movimientos ocurren más comúnmente en deportes como el tenis, baloncesto, padel, el fútbol o la gimnasia. Con menos frecuencia, el LCA puede lesionarse durante un choque con otro jugador o una caída incómoda mientras esquía. Las lesiones del LCA generalmente ocurren cuando el pie está en contacto con el suelo y su rodilla ese ve repentinamente forzada hacia atrás, o cuando la rodilla está ligeramente doblada y colapsa hacia adentro.

Las mujeres jóvenes y las personas con antecedentes familiares de lesiones del LCA tienen un riesgo estadísticamente mayor de sufrir una lesión del LCA.

Lesiones del ligamento colateral medio (LCM)

El ligamento lateral medio se daña cuando la parte inferior de la pierna (tibia) se estira hacia afuera, causando que los ligamentos de la rodilla se desgarren. Las lesiones del LCM ocurren comúnmente durante una mala causando que la rodilla se colapse hacia adentro.

Lesiones del ligamento cruzado posterior (LCP)

Las lesiones del ligamento cruzado posterior (LCP) son menos comunes que las lesiones del LCA o del LCP. El LCP puede lesionarse durante una caída sobre una rodilla muy doblada, o a través de la hiperextensión de la rodilla si un jugador cae contra la parte frontal de la rodilla, forzando la espinilla hacia atrás en relación con el hueso del muslo. Las lesiones del LCP se asocian comúnmente con lesiones del cartílago.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de los ligamentos de rodilla?

Los síntomas pueden variar dependiendo del ligamento de la rodilla lesionado y de la gravedad de la lesión del ligamento. Las lesiones completas del LCA generalmente van acompañadas de un “chasquido” o un “crack” en el momento de la lesión y, por lo general, al principio son extremadamente dolorosas. La mayoría de las personas no pueden seguir realizando deporte e y manifiestan que notan la rodilla como “tambaleante e inestable” al caminar

Sin embargo, el dolor de algunas personas se calma en pocos minutos y pueden pararse, caminar e incluso correr, y a veces regresar a realizar ejercicio, sin dolor ni inestabilidad. Luego tratan de cambiar de dirección y la rodilla puede ceder. La rodilla generalmente se hincha en unas pocas horas,  dolorosa al tacto (especialmente en la parte posterior y externa de la rodilla) y se notan restricciones a la hora de doblar la rodilla y enderezarla completamente.

Las lesiones del ligamento lateral interno se presentan con sensibilidad en la cara interna de la rodilla, con una ligera hinchazón y restricción de movimiento, todas las cuales varían en intensidad dependiendo de la gravedad de la lesión del ligamento. Una ruptura completa (grado 3 LCM) puede estar asociada con un ruido en el momento de la lesión y una sensación de bamboleo de la rodilla al caminar.

Las lesiones del ligamento cruzado posterior generalmente van acompañadas de un dolor de rodilla generalizado que empeora en la parte posterior de la rodilla y la pantorrilla, pero con una hinchazón mínima, a menos que también se dañen otras estructuras. Tu fisioterapeuta, médico de cabecera o cirujano puede examinar su rodilla para determinar qué ligamento o combinación de ligamentos está lesionado y la gravedad de la lesión, y remitir al paciente para que realicen diagnóstico por imagen si es necesario.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con las roturas de ligamento de rodilla?

Tu fisioterapeuta puede aconsejarte con el tratamiento del ligamento de la rodilla que te has lesionado, incluida la prescripción de un programa de rehabilitación física. En todas las lesiones de ligamento de rodilla necesitarás recuperar el movimiento de la rodilla, reducir cualquier hinchazón, fortalecer los músculos que soportan la rodilla y recuperar tu patrón normal al caminar.

Una ruptura completa del LCA no cicatriza, por lo que el tratamiento consiste en reconstruir el ligamento dañado, generalmente con el tendón de la corva o el tendón de la rodilla de la persona, o entrenar los músculos circundantes para tratar de “estabilizar” la articulación de la rodilla.

El fisioterapeuta analizará tus objetivos deportivos y como está la función de la rodilla para ayudarte a decidir qué hacer a continuación. Esto incluirá un programa de rehabilitación física por un período de tiempo para evaluar qué nivel de funcionalidad de la rodilla puedes lograr, o si por el contrario debes someterte a una intervención quirúrgica temprana para una reconstrucción del LCA de rodilla. El programa de rehabilitación se centrará en recuperar la fuerza muscular, especialmente de los cuádriceps, los tendones de la corva y los músculos de la cadera, y en normalizar los patrones de movimiento de saltar, correr, saltar, aterrizar y girar para minimizar el riesgo de volver a lesionarse la rodilla. Idealmente, se empieza con un programa de prehabilitación de 2 a 3 meses antes de la cirugía, y con resultados de esete programa sabremos si deberás someterte a una cirugía o si debes seguir con tratamiento fisioterapéutico.

Su fisioterapeuta puede colocarle un aparato ortopédico, dependiendo de la gravedad y el grado de la lesión del ligamento MCL, para proteger el ligamento mientras se está curando. Los ejercicios suaves de movimiento de la rodilla sin dolor le ayudarán a recuperar el movimiento de la rodilla, y los ejercicios de fortalecimiento para los cuádriceps, tendones de la corva y músculos de la cadera le ayudarán a sostener la rodilla. La cinta adhesiva para apoyar el MCL a menudo se aplica al regresar al deporte, que varía de 2 a 6 semanas después de la lesión, dependiendo de la gravedad.

Con las lesiones cruzadas posteriores, su fisioterapeuta puede recetarle un aparato ortopédico durante las primeras 4 a 6 semanas, dependiendo de la gravedad de la lesión. Los ejercicios suaves de movimiento de rodilla sin dolor y un programa de rehabilitación física, incluyendo ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps, son importantes en la recuperación de esta lesión.

¿Es efectiva la fisioterapia para las lesiones de los ligamentos de rodilla?

Lesiones del LCA

Un estudio reciente en Suecia que compara un programa estructurado de rehabilitación físioterapéutica frente a la cirugía reconstructiva del LCA temprana o tardía, no encuentra diferencias significativas en los resultados del dolor y los síntomas de la rodilla, las actividades de la vida diaria y la función deportiva a los dos y cinco años después de la lesión, para los atletas entre los grupos del estudio.

Los pacientes generalmente emprenden programas de rehabilitación física (con o sin cirugía) durante 9-12 meses antes de que estén lo suficientemente fuertes y estables como para volver a realizar deporte. Se recomienda participar en un programa de prehabilitación bajo la supervisión de un fisioterapeuta durante tres meses antes de la cirugía; esto te permite tomar una decisión informada con respecto a la cirugía y también mejora el resultado de la cirugía tanto física como emocionalmente.

Se desconoce el resultado a largo plazo de las opciones de tratamiento del LCA y algunos investigadores han encontrado un mayor riesgo de desgarramiento del cartílago cuando se retrasa la cirugía reconstructiva del LCA. Muchas personas continúan experimentando algunos problemas con la rodilla después de una lesión del LCA, sin importar la opción de tratamiento que elijan, sea quirúrgica o rehabilitadora.

Lesión del ligamento medial (LME)

Los estudios han demostrado que la rehabilitación física es tan efectiva como la cirugía para volver a practicar deporte, incluso para las rupturas completas del ligamento lateral interno. Suele tardar entre 2 – 6 semanas dependiendo de la severidad de la lesión.

Ligamento cruzado posterior (LCP)

Las lesiones del LCP generalmente se tratan con un programa de rehabilitación física, con o sin férula, dependiendo de la gravedad de la lesión. La cirugía generalmente sólo se considera si el LCP está dañado junto con otras estructuras importantes de la rodilla. La curación es variable dependiendo de la gravedad del daño, pero generalmente de 4 a 12 semanas.

En clínica FISUMA somos una serie de profesionales en continua formación para poder dar a nuestros pacientes la mayor calidad en el tratamiento y acortar al máximo los tiempos de recuperación. Dentro de nuestras especialidades estamos formados en las últimas y más novedosas técnicas de tratamiento tanto manuales como instrumentales, dirigidos a la rehabilitación y recuperación de nuestro sistema osteo-muscular y mental. Nos avalan varios años de experiencia laboral y académica en los mejores Hospitales y centros privados de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario