1- El suelo pélvico y el fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico

1- El suelo pélvico y el fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico

El profesional sanitario: El fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico

Muchas veces nos preguntan si contamos con un especialista en el suelo pélvico y la respuesta es afirmativa! Si! En nuestro equipo hay fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico.

No todos los fisioterapeutas están especializados en el tratamiento del suelo pélvico al igual que no todos los médicos están especializados en todas las ramas de la medicina que trata todas las ramas y posibles patologías del cuerpo por lo que debes preocuparte por buscar un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico.

Pero entonces,

El suelo pélvico y para qué sirve

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que dan soporte a los diferentes órganos pélvicos, tales como el útero, la vejiga, la uretra y el
recto. 

Entre los músculos y ligamentos que conforman el suelo pélvico debemos destacar el musculo pubococcígeo, el músculo puborrectal y el músculo pubovaginal los cuales cubren la parte inferior de la cavidad abdominal. 

La pelvis

La pelvis es un espacio que se encuentra en la cavidad abdominal inferior (la parte de abajo del abdomen) que contiene los diferentes órganos que forman los sistemas urinario, reproductivo y digestivo.

Estos tienen entre sus funciones la de apoyar y anclar el suelo pélvico por lo que el fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico es el profesional adecuado para ayudarte.

¿Por qué es tan importante?

Todos estos órganos vitales deben encontrarse en la posición espacial adecuada para que su funcionamiento sea el idóneo y así evitar posibles complicaciones derivadas de su mala colocación.

Debemos fortalecer y preocuparnos por la musculatura de nuestro suelo pélvico ya que este debe tener un tono (volumen) y movilidad adecuados para su correcto funcionamiento para que estos se mantengan en la posición correcta.

No obstante lo anterior, muchas veces no podremos realizar este trabajo sólos y necesitaremos del apoyo de un especialista y, más concretamente, de un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico.

Tiene que existir una perfecta sinergia en el soporte estático que permita una estructura dinámica, favoreciendo así la continencia urinaria y fecal ya que, a ciertas edades o con ciertas patologías no es tan sencillo y, como en todos los ámbitos de la vida, muchas veces necesitamos la ayuda de un profesional.

¡Atento a estos síntomas!

    • Dolor lumbar
    • Incontinencia urinaria, aunque sea poca, al toser, reír o estornudar
    • Prolapsos (Descenso o caída de un órgano interno, una víscera, etc. del cuerpo a causa de la relajación de sus medios de fijación, especialmente, cuando sale a través de un orificio natural o artificial).
    • Disfunciones sexuales, no sentir bien o sufrir molestias cuando se mantienen relaciones sexuales

En ocasiones podemos llegar a normalizar, por ser comunes en la sociedad, ciertas situaciones como:

  • Pequeñas molestias en la zona lumbar o genital,
  • Cuando vamos al baño, en la palpación, podemos tener la sensación de que algún órgano está intentando salir por debajo (zona vaginal u anal),
  • Cuando tosemos o estornudamos puedan ocasionarse pequeñas pérdidas de orina, sobretodo en las mujeres o
  • Cuando necesitamos ir al baño urgentemente porque sentimos que no podemos controlarnos o aguantarnos. 

¿Qué debemos hacer si sentimos esto?

Si sentimos estos síntomas es importante que nos pongamos en manos de un profesional como un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico para que nos valoren el estado de los órganos y la musculatura y nos ayude a recuperar la normalidad, así como otros problemas indeseados.

Causas que pueden debilitar mi suelo pélvico

El embarazo y el parto son factores agravantes que pueden favorecer que el suelo pélvico se debilite por el peso del útero durante la gestación (el embarazo), así como al pasar el feto a través de la vagina al dar a luz (el parto).

El postparto en una mujer es una etapa complicada ya que hay muchos factores que pueden hacer que la musculatura del suelo pélvico de la mujer no se recupere bien, más aún si, adicionalmente, se realizan ejercicios abdominales en el gimnasio, en la calle o en casa inadecuados, correr de una manera errónea, saltar, coger o levantar mucho peso.

Por ello, si has dado a luz recientemente te recomendamos encarecidamente que acudas a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que te haga una revisión y te de las pautas que deberás seguir.

El estreñimiento también puede ocasionar problemas, dado que cada defecación forzando la musculatura y haciendo los pujos (mucosidad o porción muy pequeña de excremento, mezclada con mucosidad sanguinoleta, que se expulsa por el ano en cada contracción dolorosa que sufre el recto) de forma incorrecta va dañando dichas estructuras musculares que influyen en el suelo pélvico.

La menopausia debido a los cambios hormonales que pueden provocar disfunción en la musculatura del suelo pélvico.

También hay otros factores, adicionales a los anteriores, como el estrés, retener la orina demasiado tiempo, la obesidad, la tos crónica, etc. que pueden favorecer la disfunción del suelo pélvico por lo que, te recomendamos, consultes a un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico.

 ¿Cómo puedo prevenir la disfunción del suelo pélvico?

En FISUMA, nuestros fisioterapeutas especializados en el tratamiento del suelo pélvico quieren explicarte qué es el suelo pélvico, así como queremos darte una serie de consejos concretos, atendiendo a tu situación particular con la que nos encontremos tras la consulta que se realice, para prevenir las disfunciones del suelo pélvico y así mejorar su calidad de vida.

Si bien toda prevención debe empezar con unos hábitos de vida saludables no son suficientes. Entre otros hábitos de vida saludables podemos destacar:

  • Realizar deporte físico bajo las pautas y supervisión del especialista adecuado evitando siempre aquellos ejercicios que ocasionen golpes de impacto, así como levantar mucho peso (alterofilia). Así, son buenos los deportes como el pilates, la natación, el yoga o caminar moderadamente. Puedes ver más ejercicios en el siguientenlace.
  • Beber mucha agua.
  • Tener una dieta saludable rica en fibra al objeto de prevenir el estreñimiento y reforzar el suelo pélvico.
  • Cuando vayamos al baño es importante subir los pies en un pequeño banco y realizar siempre un esfuerzo ligero en espiración, es decir, soltando el aire mientras se hace el esfuerzo.

                                

 

//Recordar
soltar aire al realizar el esfuerzo//

¿Y si estoy o puedo estar embarazada? ¿Puedo fortalecer y proteger mi suelo pélvico antes del parto? 

Al igual que una mujer embarazada acude al ginecólogo no debería olvidar acudir a un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del suelo pélvico ya que, de cara al embarazo, la prevención debe empezar meses antes del parto. 

Por un lado, la musculatura cercana a nuestro suelo pélvico (como la musculatura lumbar, abdominal profunda, glúteos y piernas) y, por supuesto, la del suelo pélvico, deben estar en óptimas condiciones, así como fortalecidos y con buen tono muscular, para soportar el peso del útero y del bebé durante la gestación.

También debemos preparar el tejido perineal (del perineo o relacionado con esta parte de la pelvis) para evitar desgarros durante el parto vaginal y así prevenir complicaciones en el postparto. Por este motivo, es fundamental trabajar la musculatura del suelo pélvico y la toma de conciencia del mismo, para tener un buen control voluntario del suelo pélvico al momento de dar a luz.

En definitiva, hay que conseguir dar elasticidad al tejido conjuntivo mediante técnicas que puede darte tu fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico como el masaje perineal en el tercer trimestre de gestación.

Durante el parto

Aunque sabemos que es complicado, durante el parto, los pujos deben ser en espiración contenida para favorecer la contracción del trasverso del abdomen y así ayudar al feto a salir por el canal del parto.

En el PUERPERIO (6-8 semanas después del parto) es muy importante que la mujer sea consciente de que el útero, los músculos y tejidos que forman parte del suelo pélvico tienen que volver a la normalidad y, por lo tanto, no tener prisas para reducir el abdomen haciendo ejercicios que posiblemente no le sentarían bien como abdominales clásicos, deportes de impacto o levantamiento de peso ya que esto favorecería el descenso de los órganos del suelo pélvico pudiendo provocar los prolapsos y la incontinencia urinaria que hemos explicado.

Recordad, el verse bien frente al espejo no lo es todo. Primero cuidémonos por dentro para sentirnos bien por fuera

Desde FISUMA nuestra fisioterapeuta especializada en el tratamiento del suelo pélvico podrá orientarte y ayudarte con tus dudas, dar soluciones a tus problemas o ayudarte a que estos no aparezcan. Para más información, consulte con el especialista.

Deja una respuesta