¿Cómo mantener a los niños motivados en las sesiones de fisioterapia? | Fisuma Salud
¿Cómo mantener a los niños motivados en las sesiones de fisioterapia?

¿Cómo mantener a los niños motivados en las sesiones de fisioterapia?

Todos sabemos lo difícil que es mantenernos motivados con nuestra rehabilitación, y puede ser aún más difícil mantener a nuestros hijos motivados a través del proceso de fisioterapia.

¿Cuál es la mejor manera de mantener a un niño motivado con sus sesiones de fisioterapia?

Depende mucho de la edad del niño o del adolescente en cuanto a la mejor estrategia para mantenerlos contentos y entusiasmados con la fisioterapia, así que hemos dividido nuestras sugerencias en varios grupos de edad amplios. Sin embargo, estas estrategias dependen del nivel de desarrollo del paciente, por lo que no son recomendaciones fijas, sino que las recomendaciones para un grupo de edad pueden servir para otro de los grupos.

Bebé (0-2 años)

A esta edad, es necesario animar a los niños para que logren el movimiento a través del juego o la atención. Cuando son bebés, todavía no pueden seguir órdenes verbales, aunque a la edad de dos años, deben responder a órdenes simples. Lo más importante es mantener las sesiones de fisioterapia muy cortas para que sigan siendo divertidas, pero luego tratar de hacer pequeñas cosas a menudo a lo largo del día.

He aquí algunos ejemplos:

Si queremos que el niño gire su cabeza, podemos agitar un juguete en su campo de visión y luego moverlo lentamente hacia un lado para que lo siga. Las señales sonoras, como un sonajero, también pueden funcionar bien, e incluso mover la cara dentro y fuera del campo de visión también puede funcionar bien.

Si tienes problemas para que tu bebé tolere el “tummy time” o tiempo de barriga boca abajo, puedes acostarlo sobre tu pecho y que mamá o papá lo miren puede ayudarlo a aprender a amarlo.  Eso sí, puede que ese tiempo de ejercicio termine en siesta…

Con los bebés, a menudo necesitamos hacer ejercicios completamente pasivos, ya que aún no pueden seguir las instrucciones. Estas sesiones deben ser cortas y agradables para los bebés, y una de las formas de lograr esto es cantar, ya que cantar es una buena manera de mantenerlos contentos y distraídos mientras realizas los estiramientos. Estos estiramientos pasivos se hacen más difíciles de completar a medida que se vuelven más móviles, ya que se aburren más rápidamente al estar en el mismo lugar.

Lograr que su hijo juegue de pie sobre una cuña, por ejemplo, puede ayudar a estirar las pantorrillas y a mejorar su equilibrio. Incluso animarlos a que se pongan de pie con las piernas rectas y los talones hacia abajo mientras juegan en una mesa puede ayudar a estirar las pantorrillas y a ayudarles a caminar, por ejemplo.

Preescolar (3-5 años)

A esta edad, los niños pueden seguir las órdenes, pero todavía no tienen la noción de los beneficios de los ejercicios que están realizando para ayudarles a controlar su lesión o enfermedad. Los ejercicios deben realizarse en el contexto del juego en la medida de lo posible, con tal vez un par de ejercicios más específicos que se dispersan entre el “tiempo de juego”, pero sin que el niño los identifique necesariamente como ejercicios de fisioterapia.

Incorporar un theraband por ejemplo puede durar lo suficiente para que puedan hacer algunos ejercicios más específicos y específicos, y hacer más atractivas las sesiones. Este ejercicio puede utilizarse para mejorar el equilibrio, la coordinación y/o la fuerza de las piernas. También puede usar azulejos de colores o cinta adhesiva en el suelo para que ellos los usen como blancos a los que saltar. Incluso una línea de cinta a lo largo del suelo o caminar sin caerse a lo largo de una tabla puede ser un buen ejercicio de equilibrio.

Realizar las sesiones en un parque puede ser una buena manera para que los niños hagan sus ejercicios de fisioterapia sin darse cuenta de que están “haciendo” su fisioterapia, en este ejemplo, caminar por una rampa con los talones hacia abajo puede estirar las pantorrillas y ayudar a caminar con los dedos de los pies.

Edad escolar (6-12 años)

Los niños de esta edad ya han comenzado la escuela, por lo que están acostumbrados a seguir instrucciones y a participar en actividades más formales y estructuradas. Este es el momento en que los niños pueden participar mucho más activamente en su proceso de rehabilitación (dependiendo del desarrollo mental y emocional), y harán más ejercicios de tipo “adulto” que normalmente asociaríamos con el fisioterapeuta. Sin embargo, como sabemos, estos ejercicios pueden llegar a ser bastante tediosos, por lo que es importante mantener las sesiones de ejercicio lo más cortas y divertidas posible para evitar una batalla por hacerlas. A veces algo tan simple como un cuaderno con pegatinas que se le entregarán al niño al superar sus sesiones puede resultar muy motivador.

Unirse a una clase grupal puede ser divertido y motivador, además es una gran manera de ver que hay otros niños haciendo fisioterapia también. Además, si tiene dificultades para que su hijo se adhiera a un programa de ejercicios para realizar en casa específico, tu fisioterapeuta puede sugerirte otra forma de ejercicio convencional, como gimnasia o artes marciales, que puede ser una buena opción para que su hijo logre las habilidades que necesita.

Hacer ejercicios con mamá y papá puede ser divertido para los niños, especialmente si los ejercicios son vistos como “Estoy haciendo ejercicios de adultos con mamá y papá”, en lugar de “mamá y papá están haciendo ejercicios infantiles conmigo”.

A los 8 años, la mayoría de los niños podrán realizar ejercicios de fisioterapia más tradicionales en un entorno estructurado. Sin embargo, estímulos tales como pegatinas o pequeños premios al terminar cada sesión ser útiles para lograr el cumplimiento con el programa en el hogar.

Permitir un período de juego libre (obviamente seguro y supervisado) con el equipo de fisioterapia, puede ayudar a los niños a sentirse más cómodos y seguros y permitir que su terapeuta los vea en acción.

Escuela Secundaria (13-18 años)

Aunque este grupo de edad no debería confundirse con “niños”, son un grupo de edad que a menudo requiere fisioterapia, así que queríamos mencionarlos brevemente.

Cuando acuden a fisioterapia por primera vez a esta edad, los pacientes generalmente han sufrido una lesión específica (a menudo relacionada con el deporte). Esto significa que están bastante motivados ya que quieren volver a la actividad lo antes posible. Sin embargo, a veces será difícil conseguir que se comprometan con un programa a largo plazo si se están recuperando de una cirugía o tienen una enfermedad que requiere una fisioterapia prolongada.

Para entonces, los adolescentes tendrán una visión completa de las acciones y sus consecuencias, para que puedan (y deban) ser tratados como adultos en el sentido de que se les debe explicar la lesión y se les debe revelar el razonamiento que hay detrás de cada paso dado. Al entender su programa de recuperación, se sentirán motivados y si entienden la razón por la que se les están imponiendo ciertas limitaciones (por ejemplo, para proteger los ligamentos dañados), es menos probable que las sobrepasen.

Sin embargo, en estos casos es muy importante involucrar a sus padres también, para asegurar el compromiso con el programa de recuperación. También es importante tener claros los objetivos y los plazos desde el principio, ya que perderán confianza y motivación muy rápidamente si sienten que no están progresando como deberían, o que no se les está contando toda la historia.

En clínica FISUMA somos una serie de profesionales en continua formación para poder dar a nuestros pacientes la mayor calidad en el tratamiento y acortar al máximo los tiempos de recuperación. Dentro de nuestras especialidades estamos formados en las últimas y más novedosas técnicas de tratamiento tanto manuales como instrumentales, dirigidos a la rehabilitación y recuperación de nuestro sistema osteo-muscular y mental. Nos avalan varios años de experiencia laboral y académica en los mejores Hospitales y centros privados de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario