Lesión de médula espinal y fisioterapia | Fisuma Salud
Lesión de médula espinal y fisioterapia

Lesión de médula espinal y fisioterapia

Las lesiones de médula espinal causan parálisis muscular y pérdida de sensibilidad, afectando a unos 30 nuevos pacientes por millón cada año en España. Las causas más comunes de lesiones de la médula espinal son los accidentes automovilísticos y las caídas. Actualmente no existe cura para una lesión de la médula espinal, aunque los resultados pueden mejorarse enormemente con la fisioterapia neurológica.

¿Qué sucede cuando se lesiona la médula espinal?

La médula espinal viaja en un canal a través de los huesos del cuello y la espalda. Es un conjunto muy complejo de nervios que conectan el cerebro con el cuerpo. Las lesiones de la médula espinal provocan parálisis (incapacidad para mover los músculos) y pérdida de sensibilidad, así como trastornos en muchos sistemas corporales diferentes, como los asociados con la función de la vejiga y el intestino.

No hay dos lesiones de la médula espinal iguales porque el efecto de una lesión de la médula espinal depende exactamente de dónde y de que forma se daña la médula espinal. Una lesión de la médula espinal en el cuello ocasiona tetraplejía (o cuadriplejía), que afecta ambos brazos y ambas piernas. Una lesión en la parte alta del cuello es más grave que una lesión en la parte baja del cuello y puede limitar seriamente la capacidad de una persona para respirar y toser. Una lesión de la médula espinal en la espalda produce paraplejia que sólo afecta las piernas y el torso, pero no los brazos. Muchas personas con lesión de la médula espinal recuperan la capacidad de caminar, pero si tiene una lesión grave puede seguir dependiendo de la silla de ruedas.

¿Cómo sé si necesito fisioterapia u otra atención médica?

Los signos y síntomas de una lesión de la médula espinal incluyen pérdida de movimiento y sensibilidad. Éstos típicamente ocurren inmediatamente después de algún tipo de trauma o lesión. Cualquier sospecha de lesión de la médula espinal es una emergencia médica y debe acudirse al hospital con gran cuidado para minimizar cualquier daño adicional a la médula espinal. Las lesiones de la médula espinal son diagnosticadas formalmente por los médicos mediante un examen del sistema nervioso, radiografías y escáneres.

Las personas con lesiones de la médula espinal a menudo requieren cirugía para estabilizar la lesión en el cuello o la espalda. Dependiendo del nivel y extensión de la parálisis, puede ser necesario un proceso de rehabilitación largo y completo. La fisioterapia neurológica es un aspecto importante de la rehabilitación, ya que se centra en ayudarte a aprender a moverte de nuevo lo mejor posible.

¿Cómo será mi vida después de la cirugía de medula espinal?

El pronóstico está determinado en gran medida por el lugar y la gravedad del daño a la médula espinal. La probabilidad de volver a caminar se predice mejor por tu capacidad de sentir y controlar los movimientos intestinales porque esto indica si los mensajes nerviosos están viajando desde el cerebro hasta el final de la médula espinal. Existen otros factores de predicción de la probabilidad de caminar, como la fuerza en algunos músculos importantes de las piernas.

La rehabilitación se centra en ayudar a las personas con lesiones de médula espinal a regresar a sus hogares y familias, y llevar una vida plena y satisfactoria independientemente de la gravedad de la lesión. La fisioterapia neurológica es sólo un aspecto de la rehabilitación integral. Se centra específicamente en la movilidad y en ayudar a las personas a recuperar la mayor movilidad y funcionalidad posible. Esto incluye ayudar a las personas con lesiones más graves a aprender a empujarse en una silla de ruedas, a mover las partes paralizadas de su cuerpo y a ser independientes de una posición sentada. Para aquellos con lesiones menos graves, la fisioterapia se centra en ayudar a las personas a aprender a caminar de nuevo.

¿Cómo me puede ayudar la fisioterapia en mi rehabilitación?

La fisioterapia para las personas con lesiones de médula espinal es muy variada. Se centra en ayudar a conseguir una movilidad óptima, pero también aborda muchos otros problemas asociados. En consecuencia, hay muchas opciones de tratamiento diferentes. A continuación, se presenta un resumen de algunas de las opciones de rehabilitación más comunes, pero su idoneidad depende del tipo de lesión que hayas sufrido y de tus objetivos de rehabilitación.

  • Entrenamiento para caminar: Esto típicamente involucra el uso de una cinta para correr. Si no puedes hacer esto debido a la debilidad de las piernas, entonces puedes ser suspendido en un arnés sobre una cinta de correr. La suspensión quita parte del peso de las piernas para que sea más fácil caminar. Algunas veces, los fisioterapeutas ayudan a mover las piernas si el paciente está muy débil y en las primeras etapas de la rehabilitación. Alternativamente, se le pueden proporcionar férulas para las piernas y practicar la caminata con muletas en el centro de fisioterapia.
  • Entrenamiento para sillas de ruedas: Los pacientes que dependen de sillas de ruedas necesitan aprender una serie de habilidades que les permitan moverse en sus sillas de ruedas por su entorno. El entrenamiento consiste típicamente en aprender a empujar una silla de ruedas sobre diferentes terrenos y subir y bajar un escalón o una pendiente.
  • Entrenamiento de movilidad sentado: Los pacientes que dependen de una silla de ruedas necesitan aprender a trasladarse dentro y fuera de la cama y dentro y fuera de los inodoros. La fisioterapia suele implicar la práctica repetida de estas habilidades para que el paciente obtenga confianza a la hora de realizar estos actos del día a día.
  • Entrenamiento de fuerza: La debilidad es una característica central de la lesión de la médula espinal y la fisioterapia suele incluir ejercicios de fortalecimiento. Esto se puede hacer usando equipo de gimnasio o practicando habilidades de movilidad.   
  • Entrenamiento físico: La fisioterapia puede ayudarte a ponerte en forma después de la lesión al fomentar el ejercicio regular ajustado a tu capacidad.

Las personas con lesión de médula espinal también pueden beneficiarse periódicamente de cursos cortos de fisioterapia en diferentes etapas de sus vidas. Esto puede ser particularmente importante para ayudar a las personas a adaptarse a sus lesiones y a los efectos del envejecimiento.

¿Cómo me ayuda el concepto Bobath en la rehabilitación?

En la médula espinal se ha demostrado la existencia de una gran capacidad plástica. Gracias a dicha capacidad, cuando tenemos un daño en la médula, hay posibilidad de regeneración y recuperación siempre que el proceso esté dirigido por un profesional experto en fisioterapia neurológica.

A través de un tratamiento integral que incluirá la atención a las posibles lesiones circulatorias y respiratorias en las primeras fases tras la lesión medular y el cuidado y fortalecimiento de las articulaciones. Más adelante se analizarán que funciones están más debilitadas y en consecuencia habrá que potenciar más para recuperar el control motor y hacer que los movimientos sean más fáciles de lograr, precisos y dirigidos a un objetivo, además de disminuir la espasticidad y reducir las contracturas.

En definitiva, el fisioterapeuta experto en Bobath, basándose en la capacidad plástica ayuda al paciente a moverse de la forma más normal y eficiente energéticamente y a prevenir patrones de movimiento anormales

¿Qué puedo hacer en casa después de una lesión de la médula espinal?

Es muy importante que las personas con lesiones de médula espinal tengan un programa integral de ejercicios en el hogar, diseñado por un fisioterapeuta experto en lesiones de la médula espinal.

El dolor de hombro es común después de una lesión de la médula espinal, particularmente en aquellos que utilizan una silla de ruedas manual y usan sus brazos en gran medida en sus funciones diarias. Es importante mantener una buena postura en la silla de ruedas y fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones de los hombros y los omóplatos cuando sea posible, ya que esto puede reducir el dolor.

¿Cuánto tiempo pasará hasta que note la diferencia?

La rehabilitación después de una lesión de la médula espinal es un proceso largo y lento. El índice de mejora depende en gran medida de la gravedad de la lesión. Como regla general, se comienzan a ver los beneficios de un programa de fisioterapia especializado en uno o dos meses.

En clínica FISUMA somos una serie de profesionales en continua formación para poder dar a nuestros pacientes la mayor calidad en el tratamiento y acortar al máximo los tiempos de recuperación. Dentro de nuestras especialidades estamos formados en las últimas y más novedosas técnicas de tratamiento tanto manuales como instrumentales, dirigidos a la rehabilitación y recuperación de nuestro sistema osteo-muscular y mental. Nos avalan varios años de experiencia laboral y académica en los mejores Hospitales y centros privados de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario